ALGUNAS PUBLICACIONES

El anarquismo: qué significa realmente
30 años de lucha. Mi actuación como militante de la CNT y anarquista español
La España rojinegra. La insurrección anarquista de diciembre de 1933.
Maximalismo y anarquismo

Sangre anarquista

Represión: (asesinados, fusilados, muertos en prisión...)

Combate: (Muertos en combate 1936/39)

Bibliografía Libros y enlaces web

Participa Ayúdanos a completar los datos


Es un secreto a voces: nadie sufrió tan agudamente la represión franquista como las organizaciones anarquistas (CNT, FAI, JJLL, Ateneos, etc.). Como nadie sufrió tan intensamente las anteriores agresiones en el tiempo de la Monarquía, de la Dictadura de Primo de Rivera y de la República. Tampoco deberíamos olvidar a los numerosos militantes asesinados por el estalinismo y a los no pocos que perdieron la vida en los campos de concentración nazis, en los campos de refugiados de Francia y Norte de África y en las cárceles. Por todo, resulta ignominioso que se señale la violencia como rasgo definitorio de un movimiento ideológico que la ha padecido mucho más que ejercido. 

En los últimos tiempos, si bien se ha progresado mucho en el conocimiento de la represión franquista, no se ha avanzado en el mismo grado en lo referido a la identificación ideológica de los asesinados. La tendencia a despachar a todos los desaparecidos con la etiqueta “republicanos”, contiene una falsa verdad ya que a la inmensa mayoría de los libertarios, sólo nominalmente cabe clasificarlos como republicanos: no lucharon por la República, sino por la Revolución social. 

Nunca será posible fijar el listado de los libertarios asesinados. Por su extracción popular, por su pertenencia a las capas más marginadas de la sociedad (con las excepciones de rigor) con demasiada frecuencia no encuentra quien se ocupe de ellos. Al no ser el desempeño de cargos institucionales algo buscado por sus adherentes, las dificultades para documentarlos aumentan. La presente debilidad del movimiento libertario no ayuda ciertamente. Y el paso del tiempo no favorece. Por todo estamos convencidos de que una parte sustancial de los nombres que figuran en listas y listines sin adscripción política habría que ubicarlos en Sangre Anarquista, pero hasta que no podamos comprobarlo...

Si, como ahora se dice, fueron 150.000 los asesinados por el franquismo, un tercio al menos sostenía las ideas y prácticas anarquistas. Vamos a ver a cuántos llegamos. Arrancamos con 3.000, pero la nómina, con las múltiples colaboraciones esperadas, no parará de aumentar.

Y añadimos que el proyecto (algo se entrevé por lo escrito arriba) no se limita al periodo franquista. Empezamos con el franquismo, pero nuestro objetivo es más amplio: la localización de todos los anarquistas españoles de nación muertos por la violencia desde 1870 y también los fallecidos en cárceles y campos de concentración de España y del mundo. 

El Estado y sus sostenedores más eficaces (reaccionarios y estalinistas) representan el grado más elevado de violencia, frecuentemente gratuita. No el anarquismo.