ALGUNAS PUBLICACIONES

Creencia y ciencia
Las doce pruebas de la inexistencia de Dios
Independencia, libertad y soberanía individual
Las prisiones

Noticias de actualidad

Artículos de opinión

Noticias de actualidad


Una biografía para Antonio LOREDO MARTÍNEZ por Laurencio Ibarra.

24-03-2015

                                                                     


Hablar de Loredo es hablar de un gigante y sin embargo hasta ahora no se ha trazado una semblanza mínimamente extensa de su persona. Aquí lo vamos a intentar. Nacido en Vigo en agosto de 1879 vino a morir en Logroño el 25 de marzo de 1916, golpeado por la tuberculosis. No alcanzó los cuarenta años, pero, como de otros combatientes dijera Alaiz, “vida corta, pero llena”. Escritor, organizador y casi legendario orador a la altura de Domingo Germinal, Seguí y García Oliver. Anarquista de cuerpo entero, desarrolló su actividad en los países del Plata y España, a caballo entre ambos territorios por sus repetidas expulsiones en uno u otro sentido. Hacia 1902 pertenecía al Sindicato de Peluqueros de Buenos Aires (poseyó una peluquería de nombre Germinal) y se destacó en la prensa (La Protesta). En 1905 introdujo en los ambientes libertarios al recién llegado Salvador Cordón (que siempre lo consideró su maestro) y no mucho después (junio de 1905) fue deportado a Montevideo. En la capital uruguaya publica el quincenario La Acción Obrera (1907-1908), diserta y mitinea repetidamente en 1907 (Montevideo, Canelones, Cerro) con Troitiño, Ángel Falco, Macció, Frugoni, Máximo Lirio Silva, Guaglianone, Bravo y otros, y también a comienzos de 1908, apoya la huelga de tranviarios en febrero de 1908 que le acarreó unos días de prisión y en junio funda la Escuela Moderna del Cerro (con ese motivo imparte la conferencia titulada “La enseñanza racionalista y la enseñanza integral”). Vuelto a Buenos Aires, se le aplica la Ley de Residencia: expulsado, arriba a España en febrero de 1909. Recala en Cataluña: se integra en el grupo anarquista 4 de Mayo, dirige Tierra y Libertad y sufre prisión, tras la huelga barcelonesa de la Semana Trágica, en cuyo devenir se mostró esforzado en contacto con el comité de huelga de Moreno Villalobos, en Tarrasa y Barcelona hasta comienzos de 1910. En abril de 1910 es detenido y nuevamente expulsado a Argentina (escribe en Tierra y Libertad desde Las Palmas, 27-4-1910, a bordo del barco Barcelona, camino del destierro) a cuenta de una campaña en pro de la enseñanza integral y racionalista (mitinea en Tarrasa con izquierdistas varios y en Villafranca del Panadés con Claramunt y Castellote y diserta en Vilasar de Dalt). Pero o no alcanzó el Plata, o casi de inmediato lo abandonó porque en la segunda mitad de 1910 andaba por París (escribe desde allí en Solidaridad Obrera en agosto) y no mucho después se interna en España. A mediados de 1911 conferencia en Villanueva y Geltrú (“Las luchas políticas y la clase trabajadora”) y en el verano es nuevamente expulsado de España, en compañía de García Gilimón. A fines de 1911 lo encontramos en Montevideo donde se involucra vigorosamente en las actividades de la FORU (conflicto de albañiles de Pando en octubre de 1911, mitin contra la represión argentina en enero de 1912, miembro de su Consejo Federal en 1912 y secretario a fines de año) y en otras más específicamente anarquistas (en 1913 redactor de El Anarquista y sumamente crítico, junto a Marzovillo y Gilimón, hacia los anarco-batllistas). Y de seguido nuevo cruce transatlántico. Propaga el anarquismo por las comarcas cordobesas (Cañete, Bujalance...) y se asienta en Cataluña. Se integra en la comisión clandestina de la CNT catalana y se le ve con frecuencia por el Círculo Español y la calle Vallespir donde tenía su escuela Roigé, entregado al ideal y alimentándose casi en exclusiva de café. A comienzos de 1914 redactor de Solidaridad Obrera. Participa en mitin organizado por el Sindicato Panadero Hacia el Porvenir el 5 de febrero de 1914 en Gracia (recuerda las luchas de ese gremio en Argentina y propugna un periódico diario obrero), el siete de febrero imparte conferencia en la sede del Sindicato de Lampareros con el título Necesidad de un diario sindicalista: su misión en el actual momento histórico, el día ocho acompañado de Badía y Negre repite tribuna en Mataró disertando sobre “Fundamento filosófico del anarquismo” y ese mismo mes asiste por el Sindicato Nueva de peluqueros a la Asamblea Regional de las Juntas de los Sindicatos Catalanes donde una vez más defendió la creación de un diario obrero y perora, representando a los peluqueros, en acto organizado por los tranviarios. El uno de marzo de 1914 mitinea en Vilasar de Dalt junto a Seguí, el mismo mes de marzo imparte conferencia en el Centro de Cultura Racional de Sans (“Pasado, presente y porvenir del proletariado”) y sube a la tribuna con Seguí, Andreu y otros en Igualada (pro prensa, ampliamente reseñado en Solidaridad Obrera), en Mataró (con Negre) y Vilasar de Dalt (con Seguí y Negre). Nombrado para el secretariado de la regional catalana en la asamblea barcelonesa de 21 de marzo de 1914 rehusó el nombramiento, pero finalmente fue elegido junto a Negre, Miranda, Climent y Homs para integrar la comisión que debía reorganizar la federación y ese mismo mes mitinea en Palamós junto a Seguí, Negre y otros. Llamado por la Sociedad de Agricultores de Cullera, cumple gira por la comarca desde fines de marzo de 1914: mitin pro presos en Cullera el 29 de marzo ante 5.000 personas (con Enrique Arlandis, Insa y Juan Almela), al día siguiente  en la misma ciudad diserta (“Los organismos de lucha del proletariado”) contra todos los partidos; el 31 nueva conferencia en Sueca (“Sindicalismo y anarquismo”); el uno de abril en Alcudia de Carlet mitin pro presos (con Llobregat, Esparza y Pedro Valero); el día 2 en Carlet (“Racionalismo y sindicalismo”); el día 5 dos más en Valencia (“Sindicalismo revolucionario”, “Economía social”) cerrando la gira con mitin valenciano pro presos (con Arlandis, Insa y Vela). Orador, esta vez contra la guerra el 29 de abril en Badalona, junto a Climent, el 30 de abril en Villanueva y Geltrú con Francisco Ullod, el uno de mayo en Tarragona con el ferroviario Guerrero. Interviene en mitin de panaderos en Barcelona, 17-5-1914, en representación de la Sociedad Nueva de peluqueros. El 17 de diciembre de 1914 perora en mitin auspiciado por los panaderos de La Unión en Barcelona. Siguen actos en Valls, Alcoy (mitin y dos conferencias en el verano), en Mataró (se enfrenta en controversia “El problema económico y sus soluciones prácticas” con el abogado Roger de Lluria) y en el Ateneo de Cultura de la Barceloneta (diserta sobre “Eficacia de la enseñanza racionalista”) y en el Ateneo Sindicalista de Barcelona (“Qué es el sindicalismo revolucionario”). A comienzos de 1915, enfermo, se realizó una colecta en su favor en Sans. En abril de 1915 imparte conferencias en Barcelona (el día uno en la Sociedad de Cultura Racionalista, “Tradición y rutina,” y el once de abril “La guerra actual y el congreso de Ferrol”, dentro de un ciclo que contó con Miranda, Pestaña y Andreu) y los campesinos de Jerez le confían su representación para el Congreso de Ferrol. Asiste al Congreso ferrolano (y en los días previos mitinea y conferencia con Castiñeira y Carbó por Betanzos, Puentedeume, Santiago, Ferrol y La Coruña, en total catorce días de estancia en la comarca) a cuyo final fue detenido. A fines de junio de 1915 mitinea (con Cordón y Pérez Rosa) y diserta en Castro del Río (“Fundamentos y lenguaje del ideal anarquista”) y en los meses siguientes expone sus ideas y sube repetidamente a la tribuna (sobre enseñanza racionalista, contra la política, contra la guerra y en pro de los presos de Cenicero) en Mahón, Villacarlos, Alayor, Elda, Villena, San Vicente de Castellet, etc. En febrero de 1916 imparte conferencia en Alicante (“La organización obrera frente a los problemas sociales actuales”) y en marzo de 1916, desde Logroño, en Tierra y Libertad, escribe su último artículo. Cayó fulminado a punto de intervenir en un mitin en Navarrete, fue trasladado a Logroño y allí murió al poco. Sin duda uno de los mejores escritores y oradores de la época, de amplia cultura, interesado por la pedagogía y firmemente opuesto a la presencia de los socialistas en Solidaridad Obrera-CNT. Para Viadíu, agudo, inteligente, gran conocedor de los ideales anárquicos. F. Durán asegura que su llegada a Tarrasa en 1910 supuso un empuje decisivo para el anarquismo y el sindicalismo en la ciudad y que dirigió en la sombra La Voz del Pueblo. La Batalla de Montevideo glosó su muerte destacando sus dotes de propagandista, el abandono de su persona, preocupado más por los asuntos generales que por los personales, amado por unos y detestado por otros. Rodolfo González Pacheco en uno de sus carteles lo vio como bohemio nocherniego empedernido, escritor talentoso y con carácter, que ocupado en darlo todo, se olvidaba de comer y de bañarse. Escribió artículos y poesías en La Acción Obrera de Cerro-Montevideo (1907-1908, redactor), El Anarquista de Montevideo (1913), En Marcha de Montevideo, Guerra Social de Elda (1915, su fundador), La Protesta de Buenos Aires, La Racha de Montevideo, Solidaridad Obrera (1910-1914), Tierra y Libertad (1910-1916, mucho), La Voz del Pueblo de Tarrasa (1914). Se le cita como autor de ¡Antes que la guerra, la revolución! (Barcelona, Ateneo Sindicalista, ¿1915?), obra no localizada.