ALGUNAS PUBLICACIONES

Anarquismo y naturismo. El caso de Isaac Puente
¿Por qué la educación libertaria?
La psicología de las masas del sufrimiento
El Movimiento Libertario aragonés y su prensa (1976-1991). Con un epílogo hasta diciembre de 2005.

Noticias de actualidad

Artículos de opinión

Noticias de actualidad


EL SUEÑO IGUALITARIO. LA INSURRECCIÓN CONFEDERAL DE DICIEMBRE DE 1933. Por Fermín Escribano Espligares.

01-03-2015

 La Confederación Nacional del Trabajo (CNT) recogía a principios del siglo XX el testigo del obrerismo antiautoritario que las distintas concreciones de la Primera Internacional habían desarrollado en España. El nuevo sindicato que se formaba superaba el societarismo decimonónico y el moderno, en esos momentos, sindicalismo revolucionario mediante la formulación del anarcosindicalismo. En este sentido,  la CNT tenía tres fines:

-       Apoyar  a los trabajadores en sus reivindicaciones.

-       Evitar la desviación política.

-       Ser un instrumento capaz de reemplazar al engranaje capitalista.

La CNT, que había multiplicado la militancia e implantación social a niveles que el sindicalismo anarquista no había conocido en etapas anteriores, en la década de los 30 se sintió capaz de realizar la revolución que soñaba y en el corto espacio de dos años realizó tres intentos de conseguir el anhelado “SUEÑO IGUALITARIO”. Los tres fracasaron, era muy difícil, podríamos decir que imposible, pero el intento quedó ahí, para la historia. Una historia que hoy rememoramos desde estas páginas.

 La IIª República fue un enemigo declarado para la CNT, Largo Caballero desde su puesto en el gobierno se las apañó para favorecer a su sindicato, la UGT, y dejar a la CNT fuera de la legalidad. Cualquier negociación al margen de los jurados mixtos podía, y de hecho lo era, ser denunciada como ilegal. Para dar cobertura legal a las arbitrariedades gubernamentales prepararon la Ley de Defensa de la República, a la que el Tribunal Constitucional encontró aspectos anticonstitucionales, para subsanarlo prepararon la Ley de Orden Público en base a la cual se prodigaron los periodos en los que las garantías constitucionales estaban limitadas. A ello hay que añadir la ley de Vagos y Maleantes que recordaba aquellos tiempos en los que los gobernadores civiles enviaban a los sindicalistas confederales desterrados a Barcelona por si acaso se perdía alguna bala de los sicarios del capitalismo.

La militancia cenetista tenía claro que del gobierno solo podía esperar represión y muerte, así lo denunciaba en el mitin pro-amnistía celebrado en Madrid, julio de 1933, bajo el lema “525 muertos y 9000 presos presiden este acto”. En esos momentos ya habían tenido lugar las intentonas revolucionarias de enero de 1932 con epicentro en el Alto Llobregat y la de enero de 1933 en la que se produjeron los luctuosos hechos de Casas Viejas. Sin embargo el intento más fuerte, que mayor intensidad tuvo y que fue asumido por el sindicato como CNT y no como por los Cuadros de Defensa o la FAI, fue el de diciembre de 1933.

El verano y otoño de 1933 fueron electrizantes, se sentía que la amenaza fascista llamaba a las puertas: Alemania veía el ascenso nazi, España veía fundar la Falange y Juan March, financiador del golpe militar franquista, se escapaba de la cárcel.  

La CNT sintió que el momento era revolucionario, se aprestó a un nuevo envite al sistema establecido y ante las próximas elecciones adoptó la abstención como compromiso revolucionario: «Frente a las urnas, Revolución Social». Y la CNT desarrolló una campaña furiosamente antipolítica. La Soli proclamaba: “Buitres, rojo y amarillo, y buitres tricolores. Todos buitres. Todos, aves de rapiña. Todos, canalla inmunda que el pueblo productor barrerá con la escoba de la revolución”. Su alternativa era la insurrección e instaurar el comunismo libertario si “las tendencias fascistas” ganaban las elecciones. 

Existe controversia sobre la influencia real de la abstención anarquista en la debacle de las izquierdas, está claro que alcanzó cotas más altas en zonas (Cádiz, Sevilla, Málaga, Barcelona…) y pueblos (Alcañiz, Alcorisa, Valderrobres, Beceite…) donde la influencia confederal era fuerte. En todo caso la militancia más consciente interpretó la abstención como una ocasión para lanzarse de nuevo a la vía revolucionaria a la que se veían obligados moralmente después de la campaña desarrollada. Y la CNT cumplió su compromiso de lucha. Al tiempo que las cortes celebraban su sesión inaugural, se producían los primeros chispazos de la nueva insurrección anarquista.

Dos Plenos Nacionales de Regionales (Madrid, 30 de octubre-1 de noviembre y Zaragoza, 26 de noviembre) habían diseñado la estrategia revolucionaria. El gobierno conocía los planes y el 3 de diciembre declaraba el Estado de Prevención en todo el estado y clausuraba la Soli. Rico Avello, ministro de gobernación, prevenía a los gobernadores civiles de la inminencia del levantamiento.

Las detenciones y cierres de locales sindicales no evitaron  que la llama revolucionaria se extendiese por toda España y afectase con miles de detenciones y serios incidentes a casi cuatrocientas localidades españolas.

El primer chispazo surgió en Barbastro (Huesca) y esa noche del 8 al 9 de diciembre ya se había extendido por toda la provincia, y en Logroño, Zaragoza, Almería, Barcelona, Hospitalet, Santiago de Compostela…

Ante la gravedad de los hechos el gobierno elevó el nivel de peligrosidad y declaró el Estado de Alarma. 

 El gobierno, en una maniobra disuasoria, minimizaba o negaba los hechos, pero el levantamiento afectó a casi todas las provincias. Aquí se incluye un listado de localidades donde hubo detenciones y/o incidentes, en sucesivas entregas iremos publicando los listados de detenidos y principales incidentes.

 Incidentes/detenciones                                        372 localidades

 ANDALUCÍA-EXTREMADURA                          79 localidades

  Almería: Albox, Almería, cuevas de Almanzora, Santa Cruz y Viator.

 Cádiz: Algeciras, Cádiz, Jerez de la Frontera, Puerto Real y Sanlúcar de Barrameda.

Córdoba: Baena, Bélmez, Benamejí, Bujalance, Cañete de las Torres, El Carpio, Castro del Río, Córdoba, Lucena, Luque, Palenciana, Posadas  y Puente Genil.

Granada: Albolote, Alhama de Granada, Alpujarra Lanjarón, Domingo Pérez, Dúrcal, Granada, Iznalloz, Lanjarón, Pinos Genil, Salar y La Zubía.

 Huelva: Almonte, Bollullos par del Condado, Gibraleón, Hinojales, Huelva,

Nerva, Palma del Condado, Paterna del Campo, Rociana del Condado, Rosal y Semojales.

 Jaén: Jaén, Martos y Villanueva de la Reina.

 Málaga: Casabermeja y Málaga.

 Melilla.

Sevilla: Aznalfarache, Burguillos, Cantillana, Carmona, Los Céspedes, Cazalla de la Sierra, Constantina, Herrera, Los Molares, Montellano, Real de la Jara, La  Rinconada, Sevilla, Tocina, Utrera, Villanueva de las Viñas y Villaverde del Río.

 Badajoz: Badajoz y Villanueva de la Serena. 

Cáceres: Almaraz, Cáceres, Jarandilla de la Vera, Malpartida de Plasencia, Navalmoral de la Mata, La Oliva de Plasencia, Peraleda de la Mata, Plasencia y Villanueva de la Vera.

 ARAGÓN- RIOJA- NAVARRA                            111 localidades

 Huesca: Albalate de Cinca, Albero Alto, Alcalá de Gurrea, Alcampel, Alcaucén, Alcolea de Cinca, Almudévar, Angués, Ayerbe, Azara, Barbastro, Belver de Cinca, Binéfar, Calanda, Calasanz, Cillas, Gurrea de Gállego, Huesca, Jaca, Lanaja, Lupiñén,  Loscorrales/Puipullín, Loarre, Monzón, Novales, Ontiñena, La Paúl, Peralta de Alcofea, Peralta de la Sal, Pueyo de Fañanás, Robres, Sabiñánigo, Salas Altas, San Esteban de la Litera, Tamarite de Litera, Tardienta, Tormos, Torres de Alcanadre, Velilla de Cinca  y Villanueva deSigena.

 Teruel: Alcañiz, Alcorisa, Arens de Lledó, Beceite, Belmonte del Mezquín, Calaceite, Calanda, Castel de Cabra, Castellote, Cella, Cretas, Fórnoles, Foz de Calanda, La Fresneda, Mas de las Matas, Mazaleón, Postillada, San Agustín, Santa Eulalia, Teruel, Torre del Compte, Valderrobres y Villarquemado.

 Zaragoza: Ariza, Calatayud, Cariñena, Casetas, Daroca, Fuentes de Jiloca, Montañana, Pina de Ebro, Puendeluna, Ricla, San Juan de Mozarrifar, Sobradiel, Tarazona, Tauste, Uncastillo, Urrea de Jalón, Villarroya de la Sierra, Zaragoza y Zuera.

 La Rioja: Ábalos, Agoncillo, Aldeanueva de Ebro, Alfaro, Arnedo, Briones, Calahorra,  Cenicero,  Cervera, Ezcaray, Fuenmayor, Haro, Herramélluri, Quel, Logroño, Nájera, Préjano, Rincón de Soto, San Asensio, San Vicente de la Sonsierra, Santo Domingo y Viguera.

 Navarra: Allo, Artabia, Lodosa, Mendavia, Pamplona, Peralta, Tudela y Villafranca.

  ASTURIAS-LEÓN-PALENCIA                           28 localidades

 Asturias: Avilés, Candás, Carabanzo, Gijón, La Felguera, Langreo, Sama de Langreo, Oviedo, Perlora y Pumarín-Gijón.

 León: Albares, Arganza (San Vicente), Astorga, Cacabelos, Candín, Cistierna, Fabero, León, Olleros de Sabero, Páramo de Sil, Sésamo, Toreno, Trobajo del Camino, Valderas, Vega de Espinareda, Veguellina de Órbigo y Villafranca del Bierzo.

 Palencia: Palencia.

 CANARIAS                                                             2 localidades

Las Palmas.

 Tenerife.

 CATALUÑÁ-BALEARES                                    40 localidades

Barcelona: Badalona, Barcelona, Canet de Mar, Collblanch(Sans), Cornellá de Llobregat, Gavá, Hospitalet de Llobregat, Manresa, Martorell, Moncada, Olesa de Montserrat, Prat de Llobregat, Rubí, Sabadell, San Adrián del Besós, San Sadurní de Noya, San Vicente de Castellet, Tarrasa, Villafranca del Panadés y Villanueva y Geltrú.

Gerona: Blanes, Beguda, Castellfullit de la Roca, Gerona, Olot, Palamós, Puigcerdá y Sarriá.

 Lérida: Almacellas y Lérida.

Tarragona: Amposta, Bisbal del Penedés, Flix, Mora de Ebro, Picamoixons, Puigcerdá, Reus, Santa Bárbara, Tarragona y Tortosa.

 CENTRO                                                                 29 localidades

Ávila.

Burgos: Aranda de Duero, Arla, Barriofuentes, Burgos, Cabañas, Castrillo de la Vega, Castrojeriz, Miranda de Ebro y Pampliega.

 Ciudad Real: Almagro y Ciudad Real.

 Cuenca.

 Guadalajara.

 Madrid: Chamartín de la Rosa, Cuatro Vientos y Madrid.

Palencia: Osorno y Palencia.

 Salamanca: Béjar, Espeja, Mancera y Salamanca.

 Toledo.

 Valladolid: Pollos y Valladolid.

 Zamora: Puebla de Sanabria, Villanueva del Campo y Zamora.

 GALICIA                                                                  24  localidades

 La Coruña: Betanzos, Cambre, Cee, La Coruña- Oleiros, El Ferol, Elviña , Fene, Ferrol, Montrove, Sada, Sada, Santiago de Compostela y Teijeiro.

 Lugo: Lugo, Monforte de Lemos y Vivero.

 Orense: Orense y Verín.

 Pontevedra: Moaña, Pontevedra, Tomiño, Tuy, Vigo y Villagarcía de Arosa.

 LEVANTE-MURCIA-ALBACETE                      40  localidades

 Abacete: Albacete y Elche de la Sierra.

 Alicante: Alcoy, Alicante, Benferri, Concentaina, Elche, Elda, San Vicente del Raspeig, Sax y Villafranqueza.

 Castellón: Alcalá de Chivert, Almanzora, Barracas, Benicarló, Benicasim, Burriana, Bocairente, Castellón, Vall de Alba y Villarreal.

 Murcia: Abarán, Calasparra, Cartagena, Cieza, Jumilla, Mula, Murcia y Valentín.

 Valencia: Albaida, Alcácer, Alfafar-Sedavi, Benaguasil, Benimaclet, Burriana, Canals, Foyos, Mislata, Onteniente, Puzol-Puig, Requena y Valencia.

  NORTE (PAÍS VASCO-SANTANDER)             19 localidades

 Álava: Elciego, Labastida, Maeztu, Salvatierra y Vitoria.

 Guipúzcoa: Pasajes y San Sebastián.

 Vizcaya: Baracaldo, Basauri, Basurto, Bilbao, Castrejana, Galdácano, La Peña, Santurce y Sestao.

 Santander: Hinojedo (Suances), Laredo y Santander.

La Huelga General se extendió por 34 provincias y solo después de proclamarse el Estado de Guerra, el Comité Nacional Revolucionario daba las instrucciones para volver al trabajo. Al día siguiente (16 de diciembre) eran detenidos.

El 23 de diciembre por disposición judicial la Asociación obrera denominada CNT queda suspendida en todos sus organismos nacionales, comarcales, regionales y locales. Atrás quedaban más de 120 muertos y otros tantos heridos (que se sepa), por delante la cárcel para millares de militantes.

De nuevo la república mostró su verdadero rostro y aplicó la amnistía de forma desigual. Los militares golpistas del año 32 fueron devueltos a sus puestos y recibieron las pagas atrasadas, muchos militantes cenetistas se vieron privados de ella bien por no tener sus sumarios terminados, bien por ser llamados de nuevo a juicio bajo jurisdicción militar que les cargó a largas condenas. De esta forma, a principios del 36, la CNT tenía en la cárcel 30000 detenidos y el fascismo estaba llamando a la puerta. Salieron con la amnistía de febrero, pero los nuevos verdugos tenían las listas de los detenidos del 33.