ALGUNAS PUBLICACIONES

La psicología de las masas del sufrimiento
Anarquismo y organización
Tulipa vermella. Tulipán encendido
El evangelio del obrero

Noticias de actualidad

Artículos de opinión

Noticias de actualidad


DOLGOFF, Sam: Retazos: memorias de un anarcosindicalista; trad. del inglés de Antonia Ruiz Cabezas y Martín Aldao, Sevilla, Las Siete Entidades, 2013.

23-12-2014

 Sam Dolgoff nació a principios de siglo xx en Rusia en el seno de una familia judía que poco después se trasladó a Estados Unidos de América. En estas memorias, escritas a raíz de la sugerencia que le hizo Paul Avrich tras entrevistarle para su obra Voces anarquistas, no se glorifica a héroes de renombre, sino que se habla de la vida social y sindical de los hombres y mujeres que fueron consolidando el movimiento anarquista en ese país. No son las memorias del yo, son los recuerdos de la gente anónima que luchó para crear un mundo más justo y libre. No solo se habla de sindicalismo, los wobblies, como coloquialmente se conocía a los miembros de la IWW, los compañeros mostraban interés por todos los ámbitos sociales, desde la educación, especialmente de las Escuelas Modernas, inspiradas en Ferrer y Guardia, en los EE. UU., a la economía, o la solidaridad entre los trabajadores durante la Gran Depresión, que bien nos puede ilustrar para la que estamos padeciendo en la actualidad. A lo largo de sus páginas se habla mucho del gran esfuerzo que los compañeros hicieron en apoyo a la Revolución española, con la enorme polémica sobre la participación de la CNT en el Gobierno de la República.

 Pintor de profesión, Dolgoff era un hombre con una cultura excepcional que dominaba varios idiomas aprendidos de forma autodidacta. Gran orador, escribió y tradujo numerosos artículos de periódicos y revistas libertarias, además de libros. Siempre vivió de su trabajo, nunca del sindicalismo, al considerar las ideas una postura y una actitud ante la vida que no han de corresponderse con un negocio o medra personal.

Su compromiso con la libertad estaba muy claro, y se granjeó muchos enemigos por su postura coherente frente a las tiranías, independientemente del color que tuvieran. Siguiendo el lema de José Martí, «Cambiar de amos no es ser libres», se solidarizó con los compañeros ácratas procedentes de Cuba que sufrían la represión autoritaria comunista y escribió un libro denunciando las barbaries de Castro. Enfrentarse a las injusticias del capitalismo tuvo un alto coste, pero además era acusado de colaborar con la CIA cuando daba a conocer la represión comunista. Sin embargo, tampoco en el seno de las organizaciones libertarias las cosas eran fáciles para hombres como Dolgoff que, enemigo de la política, era una persona que iba de cara. No oculta las lizas, discusiones y disputas internas que había entre las distintas tendencias y posturas ácratas.

 Entre otros asuntos que me ha llamado la atención, está la siguiente paradoja, que reproducimos tal como la escribe:

 «La extinción de la Libertarian League y la suspensión de nuestra publicación, Views & Comments en 1965 no fueron debidas a falta de fondos o a la pérdida de lectores. Las perspectivas de un rápido crecimiento nunca fueron mejores. Nos inundaban de pedidos de libros y demandas de información y obteníamos buenos ingresos de la venta de publicaciones y de las donaciones.»

 Para un grupo reducido de compañeros, cansados después de una dura jornada de trabajo, encargarse de contestar la correspondencia, redactar artículos, confeccionar el periódico, hacer el envío cuando se publicaba, etc., era agotador. Y ya exhaustos dejaron de editarlo, pero, resaltamos, no porque no hubiera gente interesada en las ideas, sino porque no había compañeros que realizaran la ingente tarea.

  Completan el libro un índice onomástico, que facilita la búsqueda de nombres de personas, publicaciones periódicas y organizaciones mencionados, y la bibliografía del autor con las obras publicadas en los distintos países e idiomas.

 Ha sido una edición de pequeña tirada, con lo que en la actualidad conocemos como impresión bajo demanda. Como la tecnología hoy nos permite hacer también una versión digital, además se va a tratar en un futuro de facilitar esta a través de Internet para todos aquellos que deseen leerla en su libro electrónico, salvando así los inconvenientes de hacer llegar el texto en papel a otros países y continentes.

 Esta edición ha sido posible gracias a la iniciativa de Federico Arcos y Anatole Dolgoff, que además han corrido con los costes de impresión del libro en papel, y gracias a la generosa y desinteresada labor de los traductores y editores.

 Tántalo de Okelon