ALGUNAS PUBLICACIONES

Las prisiones
Creencia y ciencia
José Mª Blázquez de Pedro. Anarquista de ambos mundos.
Cosas vividas

Noticias de actualidad

Artículos de opinión

Noticias de actualidad


NOTAS SOBRE LOS VIEJOS TIEMPOS DEL OBRERISMO LIBERTARIO EN GUIPÚZCOA Y VIZCAYA. Capítulo VIII. Miguel Íñiguez

02-03-2015

  

Capítulo VIII

Algo se dijo en el capítulo anterior sobre Echazarreta, cúmplenos ahora extendernos sobre Juan Olaechea, Martín Ángel Marculeta y Federico Forcada. Tres biografías truncadas de las que sólo hemos encontrado hasta ahora datos dispersos.  

Lo que sabemos de Juan Olaechea, lamentablemente se limita a unos pocos años, datos fragmentarios por tanto, suficientes no obstante para considerarlo destacadísimo anarquista en Guipúzcoa. Asentado en San Sebastián, a comienzos de 1907 envía dinero para Tierra y Libertad y en 1912 para los libertarios mejicanos. En 1913 secretario de la Institución de Enseñanza Libre Racional en San Sebastián. A mediados de 1913 pide se le suspenda la correspondencia por estar intervenida por la policía y el mismo año envía dinero pro excursión de propaganda por Vascongadas. En 1912-1915 integrante del grupo anarquista Los Libres. A fines de 1913 dimite de la secretaría de la Federación de Grupos Anarquistas de San Sebastián y paralelamente desde el Comité de Presos encabeza una campaña en pro de la amnistía y de la derogación de la ley de jurisdicciones que debía culminar con un mitin monstruo. A comienzos de 1914 preside mitin en San Sebastián y el uno de marzo asiste a la Asamblea Anarquista de la Región Vascongada celebrada en Eibar (acordó suspender El Látigo, favorecer el nacimiento de un diario nacional anarquista y trabajar conjuntamente con la Liga de Defensa de los Derechos del Hombre). En la primera mitad de 1914 colabora en la suscripción de Solidaridad Obrera pro periódico diario. Presente en las asambleas de 15-16 de agosto de 1914 que crearon la Federación de Grupos Anarquistas de la Regional Cántabra. En diciembre de 1914 se hizo cargo de la secretaría de la citada Federación tras la dimisión de su Comité. A fines de 1914 colabora en suscripción de apoyo pro Fernández Vega, junto a Obejero y el grupo Los Libres. En 1915 escribe en ¡Avante! de Tolosa, precisando informaciones. En mayo de 1915 firma un llamamiento como integrante del Comité (con Aranguren y Polini) de la Federación Anarquista Cántabro-Galaica. En 1917 participa en la suscripción del Comité de Presos donostiarra en apoyo de los encarcelados Eleuterio Pérez y Marcelino Bartolomé. Colabora en Tierra y Libertad de Barcelona (1914-1915). Y aquí se detienen nuestros conocimientos sobre biografía tan prometedora.

Martín Ángel Marculeta, personaje muy citado, pero siempre de pasada, del que costaba hilvanar tres frases completas y del que por fin hemos conseguido algunas noticias interesantes. Anarquista de San Sebastián, al sentir de Buenacasa, de atender a los datos de la policía argentina nació en Navarra, el 24-11-1877. A fines del XIX se movía por Argentina, ya como convencido anarquista, se le conocía por “el vasco Martín” y con José María Acha (al que dio a conocer el ideario anarquista) en 1900-1901 fundó y dirigió una sociedad de panaderos en Chivicoy, que desencadenó duras huelgas y que dio con los dos en la cárcel de Mercedes en 1902. Al poco se le aplicó la ley de residencia y se le expulsó del país. En 1905, desde Francia se indaga su paradero y se dice que era panadero residente en San Sebastián. En la década del diez desde San Sebastián su nombre aparece asiduamente en colectas dirigidas a recaudar fondos para actividades anarquistas: en 1911 y 1913 envía donativo a Tierra y Libertad para los revolucionarios mejicanos, en 1913 para financiar la excursión de propaganda por Vascongadas y a favor de El Látigo, en 1912 y 1913 para Tierra y Libertad y para los presos, en 1914 para los presos y a favor de un diario anarquista. A mediados de 1912 se encarga de la distribución de un folleto de Juan de Easo. Colabora en El Látigo y Tierra y Libertad (1913). En opinión de J. M. Acha no era “un obrero tan ágil de inteligencia como algunos de los que más tarde hube de conocer y admirar, elevados por su propio esfuerzo, a la cima de una propia cultura. Por eso se dice más atrás que hablaba de corazón a corazones. Y hablaba bien con la elocuencia de sus bellos sentimientos y de su ejemplar conducta personal. Por ello había de resultar sujeto raro y enigmático en un ambiente troglodita como aquel a que viniera a integrarse por razón de su oficio. Era la panadería en que yo trabajaba, y pronto suscitó la atención de todos, al no explicarse sus maneras cordiales, no comunes entre hombres presuntuosos y soberbios como lo eran aquellos, además de su espontaneidad para aliviar el esfuerzo de todos, recargando el suyo propio, ya bastante oneroso. Su recia constitución física le permitía tal gentileza, pues se trataba de un hombre de singular robustez. Exteriorizaba siempre su respeto”

De Federico Forcada López contamos con más datos, pero también insuficientes. Nacido en lugar desconocido en 1876 y fallecido en 1949. Profesor racionalista ligado al republicanismo y al anarquismo. Parece que, por asuntos personales, intentó suicidarse en Madrid en 1895. Participó en la guerra cubana (condecorado en 1896 por su comportamiento en Pinar del Río en las filas del regimiento Valencia) y en 1902 lo encontramos en Madrid dentro de una comisión encargada de conseguir beneficios para los excombatientes, los llamados canuteros. A la altura de 1904 se movía por Ávila propagando el republicanismo y el anticlericalismo y poco después se establece en tierras levantinas. Comenzó a trabajar en una escuela republicana de Catarroja (1906-1907) y de seguido en Irún, ciudad en la que mantuvo una escuela racionalista muy perseguida (llegó a detenérsele), fue secretario de la Liga Internacional Racionalista de la que formaban parte, entre otros, Blas Echegoyen y León Iruretagoyena, y dirigió la revista La Enseñanza Moderna (1908-1909). Tribuno en Bilbao (en representación de la Asociación Internacional de Profesores Racionalistas), mediados de 1909, en defensa de los presos de Alcalá del Valle. Prohibida por el poder su escuela irunesa, se trasladó a Valladolid donde en 1910 dirige otra escuela (Institucion Libre de Enseñanza) por poco tiempo ya que ante la insolidaridad republicana (que denuncia en Tierra y Libertad), seguramente debida al tono más anarquista de la escuela y a la militancia de Forcada (secretario) en el recién creado Ateneo Obrero Sindicalista de Valladolid (federado a Solidaridad Obrera-CNT) marchó a Santander. En 1911 se le propone (y acepta) para fallar en un Concurso Científico Sociológico desarrollado en las páginas de Tierra y Libertad. Las relaciones con el  mundo libertario parecen enfriarse a partir de 1912: ese año se suma a la masonería y en mayo leemos en Tierra y Libertad que el vocero anarquista suspende la suscripción en favor de Forcada porque ha abrazado el republicanismo reformista en Santander, al tiempo que varios compañeros le echan en cara su desafección y le recuerdan su antigua pertenencia al grupo Fructidor. En 1914 se trasladó a Bruselas movido por las innovaciones del pedagogo Devogel y perdemos su rastro. Después solo la fecha de su óbito. Textos en El Cántabro (1915), La Enseñanza Moderna (Valladolid, 1910, director, continuación de la irunesa), Escuela Libre (Valladolid, 1911, director), Espartaco de Madrid (1919), Humanidad Nueva de Valencia, La Región Cántabra (1912), Tierra y Libertad (1909-1911). Autor de Enciclopedia escolar racionalista, Las escuelas racionalistas (Madrid, Biblioteca Espartaco, 1920), Las tres escuelas (1911), El proceso Ferrer (1911).